Cada día entiendo menos las apariencias de la gente,

lo que enseñan en las terrazas y esconden en sus cabezas

¿por qué no dice uno lo que verdaderamente piensa o siente

y se deja las medias tintas para los pintores y los cuadros?

Luego te quejas de que no estoy

o que no te entiendo pero...

¿cómo queréis que os entiendan

si nunca decís lo que de verdad anheláis cuando podéis?

No hay comentarios: