¿Personas o ratas?


Que diabólica la hipocresía de los que dirigen este mundo, cuando no es un concejal que compra la cuarta casa a alguno de sus familiares es, como lo que hoy nos toca, comprobar con esperpéntico asombro cómo una reconocida compañía farmacéutica se ha dedicado a MATAR niños para probar nuevos medicamentos. Cómo lo oyen y porque lo que es, es; poco sirven los atenuantes verbales si se quiere decir la verdad y poner el grito de guerra contra otra injusticia más.

La compañía farmacéutica y multimillonaria PZIFER, más conocida por tener entre sus patentes los milagrosos efectos de la Viagra, ha sido demandada por el gobierno nigeriano después de comprobar que a lo largo de 1996 esta empresa utilizó a 200 niños como cobayas de laboratorio para poner en práctica nuevos productos y comprobar sus efectos secundarios. Sin permisos del gobierno, sin permisos de los familiares y por supuesto sin ninguna conciencia por parte de los más inocentes de esta macabra noticia, NIÑOS que seguro no esperaban tal perversidad por parte de esos hombres de blanco que decían "iban a ayudarles" ...

¿Qué putada, no? Sobre todo sabiendo hoy por hoy, y gracias a una estupenda investigación del Washington post, que tales efectos no han sido otros que ceguera, sordera, parálisis cerebral y en el peor o mejor de los casos, porque uno no sabe ya qué es más inhumano, la muerte directamente de más de la mitad de estos niños.

Qué solidaria esta compañía, manchada de sangre hasta las cejas, materialista y por si fuera poco, asquerosamente manipuladora. No hay más que ver su página web (www.pfizer.com), a saber, “Nuestra responsabilidad es responder a las necesidades de las personas”, esto es blanqueo de imagen y lo demás son tonterías, marketing puro y duro que limpia los verdaderos entresijos de una historia en la que los más desfavorecidos de este planeta son duramente utilizados porque lejos de equipararlos a personas como tú y yo, los igualan a simples y mortuorias ratas de laboratorio. Qué tristeza, coño.

1 comentario:

Venuss dijo...

Estupenda denuncia. Muy acertado tu artículo y por mi parte, comparto tu opinión al respecto. En ocasiones, quien tiene el poder disfraza la muerte y la dona o la regala a su antojo, serán cabrones.

Un besito niña de tu compi.

Vanessa.