B.B

¡Escríbeme qué llevas puesto! ¿Es cálido?
¡Escríbeme en qué duermes! ¿Es también blando?
¡Escríbeme qué aspecto tienes! ¿Sigue siendo el mismo?
¡Escríbeme qué echas de menos! ¿Mi brazo?
¡Escríbeme cómo te va! ¿Te respetan?
¡Escríbeme qué andan haciendo! ¿Tienes bastante valor?
¡Escríbeme qué haces tú! ¿Sigue siendo bueno?
¡Escríbeme en qué piensas! ¿En mí?
¡La verdad es que sólo tengo preguntas para ti!
¡Y espero con ansiedad la respuesta!
Cuando tú estás cansado, nada puedo llevarte.
Si pasas hambre, no puedo darte de comer.
Así que estoy como fuera del mundo,perdida,
como si te hubiese olvidado...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estaba pululando por tu blog con ganas de escribirte algo, de chincharte un poquito – con cariño-. Pero claro como la entrada es tan personal, me he cortado como me corto cuando hago de copiloto pasmarote. En fin. Por otro lado he tenido una gran tentación de responder a estas preguntas que lanzas, pero eso ya me parecía pretencioso Así que en mi primer comentario de este blog tan tuyo, cojo prestado un poema de Benedetti que se llama teoría de conjuntos y te lo dedico a ti y a tu blog. Besos
Cada cuerpo tiene
su armonía y
su desarmonía.
En algunos casos
la suma de armonías
puede ser casi
empalagosa.
En otros
el conjunto
de desarmonías
produce algo mejor
que la belleza.