Quédate quieto, solo e inmóvil.
Sólo así es posible ver todos los misterios.
Entrégate en cada instante, fluyendo sin detenerte.
Ésta es la puerta hacia extraordinarias maravillas.

Lao Tsu

1 comentario:

pableras dijo...

Me llega tu honestidad, aunque a veces no comparta lo que dices. Besos