El Patio

¿Cómo está el patio?
Pues chungo, la verdad, y es que decir lo contrario sería uno de esos engaños que compras a precio de oro para encandilar a la gente con una falsa apariencia; el patio está sucio, gris y demasiado sobrio, se han amontonado las hojas en las esquinas y se ha enmohecido la cal de las paredes. Nos agolpamos en los cristales y a través de las gotas miramos sus cuatro esquinas , callamos, pensamos en cómo solíamos salir a bailar en las noches de luna creciente, en los colores vivos que maquillaban tiestos y capullos de geranios, en la fragancia del jazmín que nos adormecía los sentidos cuando soplaba la brisa.

¿Bailas? Siempre. Aunque yo no sabía dar un paso y mis movimientos se asemejaban a los patos haciendo cola en un estanque, no podía evitar sentirme pletórica cuando nos agarrábamos las cinturas. Recuerdo ese vestido blanco de altos vuelos, girando como en trance con las carcajadas de fondo, todos en el patio, descalzos, manchando la planta de los pies con los restos de naturaleza y el vino derramado durante la cena.

¿Cómo está el patio? Ahora vacío…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

FEliCes FiesTAS.

Anónimo dijo...

http://www.fotolog.com/chinili
FeLices Fiestas guapa