Sin paro y sin descanso, me despido de otro programa más, esta vez el cazador de palabras ...y aunque hemos tratado de impedirlo...finalmente ha acabado siendo a su vez cazado por las audiencias... Pero por mucho que impere el dinero, el corazón amarillento, la productividad monetaria y las manos de los poderosos lo que nadie se lleva es ni el aprendizaje en la profesión ni el aprendizaje en la relación con cada uno de VOSOTROS, uno de los mejores equipos con los que he dado en mi vida. Esto chicos, no nos lo arrebata ni Dios.

Un placer y un "nunca os olvidaré"...

2 comentarios:

Manu dijo...

Hola...

Hoy un poco de mí se quedo allí contigo, con ellos. No se decir el tanto por ciento que perdí o que mejor dicho os entregué, pero es todo vuestro.

Os quiero.

Manu

JaJeJiJoJurl dijo...

Tienes razón. Ha sido un equipo maravilloso para un programa incomprendido.Creo que estoy pelín gafada desde que dejé el Cazador, pq será? ¿los poderes de Mordor?
En fin, nos vemos en la fiesta!!!.
Besos. cuidate coletitas