Esta noche me quedo


Esta noche me quedo con lo que me ha tocado, lo que me ha levantado y sentado, me quedo con fines de semana como el que he pasado a tu lado Alba, me quedo con los amigos cercanos y en movimiento, me quedo con el café recién hecho nada más despertarme, con el olor de la hierbabuena, con escuchar un domingo astronómico de Love of lesbian, con montar en la bici y que el viento me abofetee la cara.

Esta noche no voy a pensar más y en todo, en lo que me arranca sonrisas siempre, en los incondicionales, en los que me tiran de los pelos cuando me voy de cara, en los cigarrillos de los descansos del trabajo, el acento de un cubano y el chocolate de ochenta y cinco por ciento de cacao.

Esta noche me quedo con una lata de Mahou y me fumo un porro o ninguno, me fumo lo que me da la gana, esta noche me siento y cierro los ojos y me quedo con este domingo cuando me tiré sobre la arena de la playa, con el silencio encontrado mirando el mar, con la conversación desenfadada.

Esta noche me quedo bajo el edredón y una chimenea en frente, con el campo y el aperitivo, con bailar como una loca en medio del salón, con los drakis de matutano y los muñecos de plástico de cualquier personaje.

Me quedo con mi sensibilidad porque me ha demostrado que los sentimientos han podido con la razón y aunque he necesitado más de cien muestras para salir corriendo, ahora puedo narrar cien cosas más, me quedo con mi susceptibilidad porque capto la profundidad de cada una de las letras, me da igual que tú seas más racional o aquel tenga más equilibrio, yo no quiero estar en una balanza.

Me quedo conmigo luchando por relativizar y crear mi propia maquinaria de funcionamiento, me quedo con las palmeras, con las mantas de sofá, las partidas de trivial y los perros. Y con el queso, un buen vino y los viajes de improvisto; me quedo con las carcajadas en los bares y las caricias en todas partes, con quedarme con ganas de más y subirme como las enredaderas, con la tarta de queso y el guacamole cuando no me paso con el limón. Me quedo alejándome de la gente triste, deseando leer en los trenes y escuchando música, música, música.

Me quedo, me fabrico y me invento mil millones de veces para clavarme bien el valor en el pecho y seguir conduciendo por este viaje conmigo misma.

4 comentarios:

camiosn dijo...

Quédate con todo eso....pero no te quedes "pallá"....vé hacia la luz Caroline!!!! estás por el buen camino.. ;)

janebeta7 dijo...

me quedo contigo.......

angels dijo...

Me quedo con el culo al aire!

susana dijo...

...ESTA NOCHE ES TUYA.........
...Y EL RESTO, ....MÁS.......
...YO ME QUEDO CON DISFRUTAR UN PEDACITO DE ELLAS CONTIGO.....