Quiero toser el aire egoista con el que respiro desde hace un par de meses pero por más que lo intento, más me retraigo y me encierro en mí misma con tapones de corcho.
¿Y mañana? Un llave que se enciende y un cuentakilómetros haciendo horas extras.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Mi cuenta kilómetros también hace horas extras pero sin embargo nunca me he sentido tan generosa como en los últimos meses y !es tan satisfactorio!
Muchas veces, no siempre pues desafortunadamente hay muchos egoistas, uno recoge lo que siembra.