Una familia deslenguada...


¿Hijos? Tengo tres, Noam Chomsky, Antoñito de Nebrija y el pequeño, Lázaro Carreter. Los tres...muy sociables eso sí, al añito ya me estaban hablando todos; recuerdo como les mirábamos su padre y yo.... ¡Ay paco!- le decía yo al que por entonces era mi marido- ¡Qué listos nos han salido los crios!, ¡Qué pedazo genes que tenemos eh paco, qué pedazo genes!...

Ahora... Ay Mari, ahora Noam tiene autismo por desamor, ya va para ocho años, por no acordarme, no recuerdo ni el tono de su voz, hay que joderse, con lo que cuesta la crianza de los hijos y que tenga que venir una pelandrusca cualquiera y me deje al niño mudo... se le hubiera llevado a un colegio público y por lo menos no me dolería tanto... cuatro....escúchame bien Mari...¡cuatro idiomas tiene el jodío!, Ruso, alemán, inglés y chino...y se tiene que quedar mudo, así de la noche a la mañana, y no es por malmeter pero ¿y lo rentable que se presenta el mundo chino?, Y mírale, él nada, a él lo único que le importa es esa ventana, se sienta ahí todo el día, se queda mirando absorto el horizonte y ala a desgastar sus nudillos apretando la fotografia de aquella chica... que encima mari, esto pa ti y pa mi, ¡le dejó por otro!.

¿Antonio? Antonio me mató a disgustos, di que tengo un corazón de hierro si no...aquí iba a estar yo hablando contigo, qué te voy a contar, ése era guapo y listo como su madre, pero Mari...un caradura... ¡que tú no te puedes de creer!...Todo el día escribiendo, me tenía el cuarto como una leonera y yo que le veía tan aplicado me dije- mira Pepa tú déjale que cuando acabe lo que escriba ya se reformará el niño...- y no más acabar, va el tio y publica no sé cuántos libracos de una tal gramofología y desaparece...y digo yo Mari, si al menos nos hubiera abandonado con un Simón Ortega bajo el brazo al menos me hubiera servido pa algo...

En fin, que yo ya no daba crédito por ninguno de los dos, lo único que pensaba era ...menos mal Pepa que te queda Lázaro... Ay Mari, era tan charlatán... siempre bailando, animando el cotarro, le gustaba más la fiesta que a un tonto... y ahora Mari... ¿ahora? Pues en el centro de desintoxicación que lo tengo, di tú que al menos está subvencionado porque si no, ni pa pipas Mari, ni pa pipas. Y yo me digo... los ciegos que me traía el jodido querubín ¡y tuve que ponerle de nombre Lázaro!..

Lo que te digo Pepi, ¿la vida? ¡Más dura que un mendrugo pan de anteanoche!...

No hay comentarios: