La realidad correcta no la conforma una sola persona sino ella y los que le rodean, se te abre una brecha y a partir de ésta decides tú la trascendencia que le vas a dar a dicha situación. La putada, no obstante, es que en cuestiones digamos "sensibles", la trascendencia siempre llega más adentro y con más ahínco.

La realidad errónea es creer que tienen que darte la misma protección que tú darías, así que lo mejor, dado esto, es simplemente pararte, silenciarte y preguntarte si te hacen feliz.
Cada uno puede interpretar su realidad y darle la importancia que le interese o le haga sentirse cómodo y confiado...pero eso sí...no puedes inventar o cerrar los ojos a todo con tal de que nada te haga daño porque entonces todo deja de ser veraz, sólido, potente.

No hay comentarios: