Insert coin o muere

Ayer tuvo lugar una reunión (en teoría urgente) para paliar el problema mundial al que se enfrentan millones de personas que se mueren de hambre.

Por si les molesta oírlo lo repito, se MUEREN DE HAMBRE.
Hoy, veinticuatro horas después del evento ya sabemos lo peor y lo que por otro lado nos esperábamos. Fue un absoluto FRACASO.
Todo el mundo quiere que las cosas cambien pero como siempre no hubo acuerdo. El problema de fondo, EL HAMBRE, se dejó de lado y lo que flotó en la superficie fueron las exigencias de cada uno y lo que también cada uno estaba dispuesto a dar y a no consentir. ¿El resultado? Pues el mismo de siempre, que la cumbre convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se cerró sin dar una solución a un problema tan viejo como el hombre, o hablando en plata, que 854 millones de personas hambrientas y otros 100 millones más en riesgo de serlo deberán seguir esperando a que nuestra solidaridad vuelva a casa algún día.

Planteémonos que si aquí tenemos una crisis de tres o cinco pares de cojones y se hacen auténticas maravillas para lograr pagar un micro piso o llevar a la guardería a los niños o llenar la cesta de la compra que encoge cada día como si fuera lana mal lavada. Que si aquí nos endeudamos a pasos de modelo, los morosos han dejado de ser un porcentaje de una sola cifra o nos rellenamos de pastillas y brindamos cuando un exceso nos permite acudir a un terapeuta para preguntarle qué coño se puede hacer para volver a conectar con uno mismo. Que si aquí la ansiedad nos come porque han hecho que nos abandonemos y nos convirtamos en monedas que meter en máquinas de cualquier producto, no quiero ni imaginarme cómo vivirán los que se mueren cada segundo de hambre, soledad, miseria y abandono absoluto por parte de sus semejantes. Tampoco puedo ni imaginar la cantidad de niños que nacen y no saben lo que es tener un plato de comida, un vaso de agua, una familia completa o qué es eso a lo que llaman colchón.

Y no es que sea negativa u hoy tenga un mal día, pero es que leo esta noticia y al rato miro en el trabajo las revistas, "Brad Pitt y Angelina Jolie han alquilado una mansión de 3500 metros en la Provenza para relajarse dos meses", "Isabel Preysler está de compras con su hija que se siente más madura porque el otro día hizo la cama por primera vez", miro en la tele a nuestros políticos que siguen discutiendo, a los monárquicos que se hacen la foto del verano en los yates, a los presidentes que se pasean con sus mujeres cantantes haciendose arrumacos y a nosotros que nos pasamos nuestros ratos libres bebiendo, fumando, olvidando, cogiendo bajos de faldas recién compradas, y lo mejor, poniéndonos a dieta porque la obesidad planea en la cima de la lista de enfermedades sociales más en alza actualmente. Paradojas para irse al baño a VOMITAR lo que nosotros SÍ que tragamos.

1 comentario:

PEZ dijo...

asi es la MISERIA HUMANA....