La belleza de cagar

Me cago en el calor que paso en la oficina, me cago en la frialdad que tienen algunas sábanas, me cago con el papel barato del mercadona, me cago de risa, me cago de pie, sentada, en cuclillas o haciendo eses, me cago, me cago y me cago. Por eso estoy tan desestresada, tres kilos menos y todo el día haciendo cagadas me tienen de un liberado...

1 comentario:

jaimito dijo...

haré la broma fácil: este post está que te cagas jajaja