Cuando la roncha se pasa de la raya

Ahora estoy tumbada en el sofá, como llevo todo el día metida en casa me aburro un poco, como me aburro y soy débil para los placeres a corto plazo he ido a la nevera y he pillado una Mahou. Así que ahora estoy tumbada en el sofá pero con una mahou fresquita en la mano para no pensar. Mejor dicho, pensar sí pero en cosas que no me inquieten, cosas que no me hagan cuestionarme a mi misma y me sientan o me puedan sentar mal ahora mismo. Prefiero divagar inútilmente, irresponsablemente, egoístamente. Prefiero ponerme a pisar el lado de los sueños que siempre se pinta como uno quiere. Si hay algo que no te gusta lo borras, lo sustituyes por otra cosa y punto. Y para llegar al lado de los sueños, no me quiero engañar, la mahou en mi mano siempre es un aliado. Te deja más cerca de la entrada. Es como el coche que se para en la autopista cuando estás cansado de andar, como el semáforo que se pone en verde cuando tienes prisa o como la manta que te echa el que ve que estás dormida pero no del todo porque te falta más calor con cuadros escoceses.

Llevo todo el día en casa porque estoy mala. Una dermatitis atópica aguda ha sembrado por todo mi cuerpo ronchas que, sobra decir pero lo digo, no han sido nada bien recibidas por mi epidermis. La cosa no ha sido repentina, sino que ha ido “in crecendo”, como una ópera de Verdi. Yo como soy cabezota o imbécil según se mire, me he aferrado a lo de “el tiempo lo cura todo” más como fórmula matemática exacta que como refrán y he acabado en lo que soy hoy, una roncha con dos ojos. Todo comenzó hará una semana cuando sentí un ligero picor que acabó en roncha. La roncha se junto a otra y ambas acabaron en familia que por numerosa hoy le darían cualquier subvención que se antojase.

Urgencias. 11 am. (Lo pongo en inglés porque suena como más auténtico). ¿Sus apellidos? Verdín Castro. ¿Sociedad? Sanitas. Tras una explicación semi exhaustiva con cara de acabemos con esto cuanto antes recibo la útil indicación de “espere usted en ese salita, le llamarán por megafonía”. Tras una sucesión initerrumpida de cruce de piernas, lectura y borrado de sms y miradas a futuros pacientes a los que les he colocado mi propio diagnóstico me han acabado llamando. La doctora que me ha atendido era de la pampa argentina pero lejos de recomendarme un churrasco vuelta y vuelta me ha acabado por deleitar con un rico urbasón inyectable. Con las 12 am marcando en las esferas he tenido que desabrocharme el pantalón y enseñar mi culo blanco y ligeramente caído a un joven enfermero en prácticas que venía por orden médica a clavarme en el glúteo izquierdo un revival puro y duro de mi infancia.
Por eso estoy aquí, tumbada en el sofá, con una cervecita fresquita en la mano y tratando de no pensar. Bueno pensar sí, pero en cosas que no me inquieten que luego las ronchas se ponen nerviosas y se pasan la noche bailando flamenco sobre mi cuerpo.

8 comentarios:

dermatólogacamisón dijo...

La niña "pitiriasis rosada de Gilber" se ha ensañado contigo..porque lo tuyo no es una simple dermatitis bonita,no,tú a lo grande, a por tó lo gordo, como tiene que ser. Las dermatitis para otros, porque tú cuando te pones pá las cosas eres "la más", y no es lo mismo decir: "tengo una dermatitis" (de mierda), a decir: "tengo pitiriasis rosada de Gilbert, que lo mío es mucho mas sofisticao"....qué coño!!!

;)
:)))))))

dermatologaotravez dijo...

........aunque te ví a decir una cosita...
por muy sofisticada que seas, la elegancia la perdemos todos cuando nos dejan con el culo al aire para ponernos una inyección, porque no hay postura mas humillante que esa...que lo sepas!!
:))))))))))))

Anónimo dijo...

ja ja ja ja ja ja!!!!!!!!!!!!!!!

jaimito dijo...

querida dermatologaotravez... postura humillante a cuatro patas y con el culo al aire??? perdona que te contradiga, pero esa postura me resulta de lo más cómoda y de lo más sexy. Ya empiezo a imaginarme en la situación, diciéndole al médico: "por favor doctor, clávemela toda que me estoy poniendo enfermooooo..."
y así tan ricamente hasta recuperarme del todo...
ayssss... me voy a tocar un poco... que no puedo más!!
muak
:D

dermatologaotravez dijo...

querido jaime-ito...
no mezclemos las cositas, vamos por partes:
lo que tú expones estaría bien si, uno, hubiese feelin con el señor o señora practicante o practicanta, dos, si el lugar en el que se da semejante momento no fuese una cortina de hospital con la poca intimidad que tienen esos sitios y tres, te recuerdo querido jaimito, que de lo que yo he expuesto es en un contexto con una aguja y una jeringa por medio y eso, para mí no tiene ningúna erótica si es por ahí por donde vas..
No voy a discutir lo del mundo "clavada" porque como te he dicho antes no tiene nada que ver con el caso expuesto, pero como has aludido mi comentario, voy a decir algo con respecto al tuyo:
Se queda corto y pobre, yo añadiría a la clavada, lo que es una buena empotrada, porque puestos a pedir, el pedir es gratis!! otra cosa es que te lo den (lo que pidas digo, no que den) aunque eso igual tendríamos que hablarlo, porque a lo mejor te iba a gustar...;)))))

ladeantes dijo...

por cierto.... lo que está dando de sí la roncha de la niña chica!!!!
:)xm

jaimito dijo...

Querida "ladeantes" estoy ahora mismo rojo como una roncha de la niña del pelo rojo roncha... que roja que es la niña...
y menuda "clavada" me has dado en todo el... jajajaja...me ha encantado tu comentario.. .sobre todo el final :D
muak

lamisma dijo...

jajajaja, querido jaime-ito...creo que tú y yo, nos ibamos a llevar bien...
te regalo una sonrisa :)