CAFÉ SIN TOSTADA, POR FAVOR


Hace dos semanas me levanté de la cama y al acercarme a la cocina para ver que desayunaba me tiré cuarenta minutos sin saber que ponerme en la tostada. Repisa por repisa busqué, revisé e intenté idear un acompañante para mi tostada. Jamón no, mermelada no, tomates no, queso tampoco, aceite, mierda, no quedaba. Nada me motivaba, pero nada, hasta que caí en la cuenta, me faltaba algo, me sentía más liviana que de costumbre y la falta de peso no podía ser la causa. Me mire los pies, las manos, me miré en el espejo y vi que algo había dejado de estar, de coexistir con mí, me y conmigo.
Vale Anabel no te alarmes , me dije, pero estaba claro, estaba jodidamente claro, mi INSPIRACIÓN me había dejado tirada. Mi querida y amada inspiración me había abandonado como a una perra sin gasolinera, había roto nuestra relación que a priori prometía y me había dejado en bragas que por cierto no eran nada sexys… la muy cabrona... Al principio quise tomármelo como un juego, bah… estará detrás de la puerta, o debajo de la alfombra o dentro del tapón de la bañera. La llamé, qué coño la imploré, ¿inspiración, mi vida donde estás? ¿Cariñito?, ¿Cuchurrutitititita de mi corazón dónde te has metido? ¿Inspiración? ¿No te habrás ido dejándome aquí sola verdad? ¿No te habrás largado sin siquiera dejar una mierda nota so hija de la gran puta, veeeerdaaaaad?
Pues sí, ella se había largado y yo me había convertido en una mujer sin inspiración. Después de eso llevo ya dos semanas que no me inspiro y claro si no me inspiro tampoco tengo el efecto de la causa, la expiración. No expulso, no escupo, no defeco y no encuentro sustitutos que eviten tanta retención. Por eso creo que esta tarde cuando salga del trabajo me voy a ir al Retiro, he visto en Google que en este parque hay muchas fuentes y además de todo tipo. De reyes, de caballeros, de peces, de dragones, de las que echan agua, de las que no echan nada. Y digo yo que con tanto donde elegir y con tan variado amalgama de expulsores de riego tiene que ser mucha putada no encontrar la única que yo busco, la fuente de mi inspiración.

No hay comentarios: