No apto para menores

Me he metido en un yo-yo.
Un yo-yo de plástico desmontado.
Lo regalaban con un fascículo
para que lo montaras cuando te vinieran las ganas.
No he leído las instrucciones por hacerme la valiente
y al acabar sólo veo plástico translúcido.
Sin saberlo yo era la última pieza.
Sin quererlo estoy dentro
de una espiral de ludópatas.
Hoy y ayer voy hacia delante,
otras muchas hacia atrás.
Bajo y subo,
me enrollo y desenrollo
me cogen y abandonan,
me sueltan y recogen.
Hoy y ayer
quiero y no quiero
con la misma rapidez
que un yo yo en la mano de un niño.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

en las mismas bonita!!! (alba)

Anónimo dijo...

pues yo también me ha comprado el fascículo ese...tol día párriba y pábajo...como las locas...

yoyo..;)