Apretarse el cinturón (y los dientes)...

Dicen que va a subir la luz un 8%, dicen que es inasumible para los bolsillos de los consumidores. Yo digo que esto es para tirarse de los pelos hasta quedarse calva. La recomendación que proponen es apretarse el cinturón, qué huevos, apretarse el cinturón dicen...Pero si llevamos apretándonoslo desde ni se sabe, si a este paso, lo que de verdad va a entrar en crisis es la cirugía estética (que tan en boga está...) por el tipín que se nos está quedando a todos con tanto apretón.
Además yo no sé si caben más agujeros en mi cinturón. El último que hice para ceñir más la cintura ya dió aviso de una asfixia premeditada cada vez más cercana.
Hoy sólo a dos de diciembre, encima en pleno mes de regalos navideños impuestos, me queda sólo para llegar a mitad de mes y eso claro requete apretando el susodicho torniquete en la cintura y acumulando con ello más sangre en la cabeza por falta de circulación.
Las facturas son como los perros de caza, huelen el ingreso de la nómina antes casi de que se haga efectivo y en sólo un día hacen verdaderos estragos en la cuenta. Menudo apetito voraz, todo un mes para conseguir lo que en un día vuela a velocidad de águila imperial. Y eso sí, mientras y para eso de no desanimar, el gobierno, la oposición, los bancos y el "sistema" recomiendan que ahorremos... ¿ahorrar qué? supongo que será un poco más de motivación y felicidad no vaya a ser que un día nos emocionemos y nos levantemos todos sin pensar en el puto y asqueroso dinero.

No hay comentarios: