Estamos todos como vacas

Anoche mientras todos dormíamos, más de cien vacas aposentaron sus pezuñas a lo largo y ancho de las calles de Madrid. No sé si su intención consistía en que al despertar y salir hacia el trabajo, creyésemos que padecíamos el mal de las vacas locas, o bien que nos habíamos hecho en la cama con una conciencia bipolar...
Lo cierto es que se trata de la Cow Parade. Un evento que viene desarrollándose desde hace años en otras capitales europeas pero que nunca había llegado a recalar aquí. Durante unos meses artistas de todo tipo han estado diseñando una vaca con la nutritiva intención de exhibir sus carnes a la interperie hasta finales de marzo.
Yo, como impaciente que soy para lo que me gusta, y esperando que la lluvia no me agüe las intenciones, me voy el domingo de excusión al campo. Al campo de Oriente, de Recoletos o de la diosa Cibeles. Por fin una oportunidad de fotografiar vacas sin que ermitaños susurren a mis espaldas eso de..."mira que son paletos éstos de la capital, vienen al campo y se ponen a hacer fotos a las vacas, ¡a las vacas!"....
Y es que para qué engañarnos...que por aqui, mucho teatro pero poca vaca, al menos fuera de la charcutería...Hasta hoy, claro. Ahora Madrid está plagado de ellas. Uvres rosas, verdes, fluorescentes, transparentes o customizadas sin ley ni orden. A ver quién es el pringao que ahora hace una foto a las vacas mientras yo susurro a sus espaldas cuán ilimitada es la inocencia y la ingenuidad del ermitaño...

1 comentario:

lavaquilla (novia del vaquilla) dijo...

múuuuuuuu
múuuuuuuu múuuu
múuuuuuuuu
múuuuuu
muuuuchass gracias por hacernos publicidad!!!!

;)