Poltergeist de barrio

Hola nena... creo que andas ahí tumbadita sobre el suelo con unos pantalones rallados, de esos que tanto gustan cuando uno llega a casa y se pone cómoda. Mirando una pantalla para acercarte a mí con la lectura de palabras y sentimientos enlazados entre líneas y espacios, siempre sin tener muy claro que es lo siguiente que voy a poner...
Quizás piense... pues sí, pues sí...creo que voy a probar ese atún macerado en elixires orientales... pececillo inocente...si supiera que iba a acabar ahogado en formol de cilantro y soja...lo ocurrente que puede llegar a ser también la muerte...También podría comentarte...a ver... (rápido mimi inventante algo o el efecto del no saber dejará de tener peso en esta pantalla que conecta dos mundos...) vale..pues sí, podría decir y escribiéndolo lo digo, que me apetece hacer el amor, en medio de edredones color palmera y borrando con volteretas de arena andanzas paralelas.
Me he levantado del ordenador, he cenado el atún y me he quedado dormida en el sofá, muerta aunque sin anzuelo, y entonando en sueños la nota disonante de dos mundos dispares aunque necesarios.

1 comentario:

atúnmacerado dijo...

las segundas versiones, nunca fuero buenas...ésta sí...