Quiero que me cantes una nana escrita con tus lágrimas,
que me arropes con tus pliegues mi carne abandonada,
que abraces mi nostalgia con una postura que la asfixie
y que te pongas el batín que desnude un amanecer perpetuo.

No hay comentarios: