El buzo había muerto y asistí a su entierro en aquel pueblo, me dijeron en corrillo que cuando uno encuentra en esas tierras a un compañero ahogado es porque en el fondo del mar le ha tocado una sirena.

No hay comentarios: