No dejes de vivirlas

Deslizarte por una puerta sin tocarla antes de que se cierre. Meterte en una cama con sábanas nuevas después de ducharte. Quitarte los zapatos cuando llegas a casa. Ver a alguien sonreír mientras duerme. Estornudar cuando llevas treinta segundos intentándolo. Estar pensando en alguien y encontrártelo por la calle o que te llame. Tumbarte en posición fetal. Verter la cantidad exacta de leche en los cereales. Encontrar una antigua carta de amor. Terminar una sopa de letras (o un sudoku). Escuchar una canción y que te ponga la piel de gallina sin saber por qué. Ir a bailar al Inem para animar a la gente. Terminar un libro que te haya cambiado la vida.
Incluso en tiempos revueltos, hay
miles de pequeñas cosas que pueden hacer sentirte mejor. Incluso esbozar una sonrisa. No dejes de vivirlas, dicen.


René&Sebas

No hay comentarios: