Con los pies atados al suelo


Me he despertado con un fuerte dolor de cabeza y pensando y pensando de qué podía ser, por fin lo he recordado...Anoche, justo antes de dormir profundamente, trepé a la ficción de un salto; y claro a estas alturas y ya con estas carnes, no tardé ni cinco minutos en caerme del guindo y ponerme en la frente una realidad del tamaño de un chichón .

1 comentario:

Anónimo dijo...

me gusta
me gusta
me gusta
me gusta
me gusta
me gusta