Quiero dormir sin despertadores, quiero desnudar las chifladuras al completo y deshacer los nudos de las ataduras que invitan a la gente a ser cuerda, quiero volar sin alas y motores y llegar a la cara mala de la luna para plantar hierbabuena y marihuana. Quiero tirarme en patines sólo donde haya cuestas y lanzarme en plancha sobre el césped que esté aún sin cortar. Quiero sudar en tu cuerpo, en tu cama y llevarme en brazos a mi casa tu orgasmo desmembrado. Quiero viajar de polo a polo, ver el mar mil veces y desear volver a verlo otras mil veces más. Quiero tener un perro, o que me lo regalen cuando no sea mi cumpleaños, quiero ponerle un collar invisible y llevarle al campo para que haga volteretas hasta ponerse todo perdido.
Quiero que llueva para quitarnos la sequía de las manos y que no cojas el paraguas ni te pongas la capucha. Ven, yo te abrazo, vamos bajo la nube más amenazadora y esperemos a que estalle y nos empape de su líquido amniótico a las dos haciendo de una. Seamos parte de una vez de los que viven la vida sin la culpabilidad de no estarla viviendo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La ultima frase acaba de hacerme llorar...y aunque ultimamente lloro mucho, estas han sido las lagrimas mas bonitas que han surcado mi cara carente de sonrisas......................Gracias.

anadajad dijo...

Gracias a ti por sentir lo que escribo...y mucho ánimo... Un beso

Eva dijo...

A mi me recuerda en no se qué a "historia del Ojo" de Bataille. mmmm, me gusta la digestión de tus escritos.