El seño Mignoc está hoy en huelga de palabras. Una vez vio como le ocurría esto a una amiga suya afincada hoy en Barcelona; y ahora, bastante más lejos, y supongo que por diferentes motivos, a él le está ocurriendo lo mismo. No se quiere oir ni una sola palabra. El señor Mignoc se ha levantado para endulzarse la boca con una cucharada a palo seco de Nutella. Cucharada a palo seco.

No hay comentarios: