El am@r tiene ganas de salir de mis orificios, presentarse en sociedad y volver a casa bronceada. Pero para hacerle la maleta necesito sentir con fuerza el grito que le diga al mundo que desde ahora pido para mi camino asiento de acompañante. Esta mañana veo mi garganta preparanado fusiles de asalto, esta mañana estoy sonriendo.

2 comentarios:

Lauris dijo...

me sigue gustando lo que escribes :)
Lau.

Angie dijo...

Me gusta.