Tenemos las alas descabelladas, caen en vuelo de espiral plumas que son puñeteras para barrer. La aspiradora es lo mejor para perderlas de vista, pero duele cegarlas con un sonido tan tosco como el de un tubo motorizado.


No hay comentarios: