Una bolsa de colines, una coca cola light, una respuesta a la invitación a un concierto, una canción descargada en mp3, una subida del IVA en la factura del móvil (otra injusticia que añadir a la balanza que la equidad se dejó un día en el rastro), una manzana de media mañana comprada a un paquistaní, una calada a un cigarro mientras veo como llueve, otra calada mientras veo como ha dejado de llover. Una hora, la 13:30, un deseo, salir del trabajo y una necesidad, triturar esta tarde a la rutina con mi batidora americana.

No hay comentarios: