Dame el calor del sol los domingos,
más que cualquier regalo
que ataje desolaciones a golpe de moneda.
Entonces me tendrás.

No hay comentarios: