Para el señor Mignoc lo único que tenía medida en su vida ahora mismo era la camisa de fuerza que se colocaba cada noche al dormir. Se la ponía meticulosamente para no caer en las tentación de agarrarse de los pelos y lanzarse fuertemente a la estratosfera del olvido.

Lo único que tenía medida ahora mismo en la vida del señor Mignoc era la camisa de fuerza que compró hace diez noches en la mercería para psicóticos.


No hay comentarios: