Querida ansiedad:
Deja de desbocar el puto infierno en mi garganta. Deja de correr en mi faringe ahogándome el aliento. Porque ya te lo afirmo, no vas a poder conmigo.

No hay comentarios: