Se da la vuelta a la tortilla y se queda uno cuajado. Impávido, seco, frío, paralizado. Tengo que cambiar el orden de los ingredientes y empezar de nuevo. Ser otra, ser antes, ser después, ser suma y sigo, ser sigo y suma. En algún momento, sabe dios cuando, quizás vuelva a apetecerte uno de mis pinchos de tortilla.

No hay comentarios: