Los susurros salen en voz grave,
las camas reversibles no existen todavía .
Y el pecho tiene pinta de carrera de galgos.
Los suspiros salen de los estrogenos
y se instalan como una bocanada de humo.
Como un ladrillo de hormigón que tengo que fabricarme
para alzar la vista y divisar una pista o una dirección.

Construir sobre lo deconstruido.
Deconstruir lo construido.

No hay comentarios: