Estoy machacándote porque te pareces demasiado a mí.
Fin de la primera parte.

Estoy machacándote porque somos opuestas.
Camino del fin de la segunda parte.
Esto es consecuencia de un miedo sádico a la estabilidad de la pareja.

Sólo busco una falacia que quiera degollarla.


(* Ilustración: Ricardo Fumanal)

No hay comentarios: