Estoy volando sin amor, sin drogas, sin una canción evocadora, sin asientos pagados en un avión, sin globos, aeroplanos, sin paracaídas cuidándome la espalda. Estoy volando en las alturas porque me han colocado estos días en el género fantástico. Soy un personaje con un sombrero de bombín que aparenta gastar las suelas para no despertar el interés del resto sobre su vuelo sin motor. Volare, volare, uo uo.

No hay comentarios: