Nos fuimos de viaje y la muy cabrona pidió en todos los hostales
una habitación con dos karmas.

No hay comentarios: