La gran prostituta pasea por el portal,
abre mi buzón
y escupe semillas de amapola.
Tiene la falda de tubo negra
hecha a la medida de lo sublime
y a medida que va andando
deja caer gotas de coñac de su entrepierna.


No hay comentarios: