Si entras algún día en tu cuarto de los afectos perdidos,
no te olvides de coger lo que te gustaba de mí.